MI PARTO – PRIMERA PARTE

Hace demasiado que no escribo, pero es que, por muy santo que sea mi hijo, sacar tiempo para sentarse delante del ordenador “tranquilamente” es difícil.

Hoy traigo un post muy especial, creo que muchos más que escriba, este siempre será el más especial.

Alguien me dijo que recordaría ese día en bucle durante un tiempo cuando diese a luz, y es cierto. Incluso he recordado detalles de los que no me acordaba semanas después.

En primer lugar os diré que para mí el tiempo pasó muy rápido, no miraba el reloj apenas así que, no os puedo decir con exactitud el tiempo transcurrido exacto ni tampoco la hora en la que pasaba cada cosa.

Pero, no quiero adelantarme, porque este parto “empieza” en la semana 37, cuando empiezan a hacerme monitores y a controlarme el cuello del útero.

En esta primera semana la dinámica como le llaman, o lo que es lo mismo, las contracciones y la frecuencia cardiaca del bebé, era normal. No tenía contracciones apenas y el niño estaba perfecto, por lo que mi gine me planificó el seguimiento para las  cuatro semanas siguientes, ese seguimiento eran los miércoles, monitores por la mañana y consulta con ella por la tarde.

Ese día que acudí a consulta y tras el primer tacto, pasé una noche “toledana”. Empecé con bastantes contracciones y bastante dolorosas durante varias horas. Estuve controlándolas pero no eran regulares y durante la madrugada pararon y caí rendida en la cama.

Yo me frotaba ya las manos pensando que esas contracciones significaban que el momento estaba cerca (nada más lejos de la realidad).

Durante las siguientes semanas llegué a borrar el cuello y dilatar dos centímetros, pero no conseguía pasar de ahí…

El 25 de marzo salía de cuentas, y esa semana, el 27 de marzo, estando de 40+3, acudí a mi seguimiento habitual de los miércoles. Sabía que sí o sí quedaba poquito para ver la cara de mi niño, porque durante esas semanas ya habíamos hablado sobre la posibilidad de provocar el parto si en algún momento el niño sufría o si no conseguía ponerme de parto de manera natural. Por lo que esperaba que me diese un día tope de la semana siguiente para hacerlo. Pero cuando leí el informe de monitores vi que había algo nuevo, era un término médico, pero era algo así como “dinámica activa”. Cuando llegué a la consulta, la Doctora echó un vistazo al monitor que me había hecho por la mañana y me exploró. Cuando terminó sus palabras fueron: “Te voy a hacer una proposición, sigues igual de dilatación, pero estás teniendo contracciones cada vez más regulares aunque no muy fuertes, no estás de parto franco, pero te queda poco. Mañana vamos a estar todo mi equipo y yo en el hospital, te propongo que vengas a las 8 y empezamos a estimularte”

Mi cara era un cuadro, en serio, tonta de mí, aunque sabía que el momento estaba al caer, no me esperaba para nada que estuviera TAN CERCA. Hasta tal punto que también me ofreció la posibilidad de esperar hasta el 1 de abril (lunes y primer día en el que entraba en vigor la paternidad de 8 semanas).

Cuando conseguí reaccionar, me explicó que al no saber al cien por cien cuando me había quedado embarazada, mi fecha probable de parto no era muy fiable y no quería arriesgarse a dejar pasar demasiado tiempo  (os dejo el enlace por si no conoces mi historia). Además con la dinámica que tenía no era “provocar” el parto si no “estimular” ya que no partíamos de cero.

¡Ah, se me olvidaba!, ese día en el tacto, me hizo la maniobra de Hamilton, que para las que no lo sepan, es un método de inducción del parto que consiste en despegar con el dedo las membranas amnióticas de la pared del útero. Por lo que me avisó que independientemente de lo que decidiese podía ponerme de parto en cualquier momento.

Creo que por la cara que pusimos el Sr. Marido y yo entendió que nos habíamos quedado en shock y nos animó a que fuésemos a tomar un café y después le comunicásemos nuestra decisión. Y así lo hicimos, llamamos a nuestros padres, hablamos durante un buen rato, y decidimos hacerlo. Esperaríamos esa noche, y si no nos poníamos de parto, iríamos al hospital para empezar a estimular el parto. Una de las cosas que más nos hizo inclinar la balanza hacia esta decisión, fue el hecho de no saber exactamente cuándo habíamos concebido a nuestro hijo y no tener todos los datos como en un embarazo normal. Nos daba miedo estar de una semana más, aunque es cierto que la Doctora nos comentó que si decidíamos esperar nos vigilaría todos los días (incluso el fin de semana) con monitores para ver el estado del bebé.

Siempre tuve la ilusión de ponerme de parto, romper aguas, contar las contracciones y coger la maleta de madrugada para ir al hospital, etc… (Así me lo había imaginado siempre), pero no queríamos bajo ningún concepto poner en riesgo la salud de nuestro bebé. Y la verdad, es una decisión de la que no me arrepiento.

Nos cogimos de la mano, volvimos a la consulta y le comunicamos lo que habíamos decidido. Esa tarde nos fuimos a lavar el coche, nos hicimos unos espaguetis con tomate y vimos una peli. Aprovechamos nuestro último momentito de dos esperando con impaciencia que pasaran las horas para ser una familia de tres…

Miss Sara & Co

 

 

ESTÁS EMBARAZADA, NO ENFERMA

¿Cuántas veces, las que han estado embarazadas o lo estamos, hemos escuchado esta frase?

Yo, desde luego, muchas. ¡Y eso que todavía voy por mi sexto mes de embarazo!

Desde el minuto uno he tenido que escuchar esto de muchas personas diferentes. Además, casi siempre, estos comentarios suelen venir de mujeres. Porque sí, aunque sea triste, para mi sorpresa, las que más me han cuestionado y menos empáticas se han mostrado conmigo han sido las mujeres de mi entorno.

En mi caso, durante el primer trimestre, físicamente mi embarazo no me limitaba demasiado. Quizá estaba más cansada que de costumbre, las tardes se me ponía mal cuerpo o me daba reflujo y tenía pequeños dolorcillos de regla, como ya sabéis, para mí lo peor fue la parte psicológica en esta etapa.

Eso sí, dile tú a una señora, con vómitos desde que se levanta hasta que se acuesta o con mareos constantes o con bajadas de tensión brutales hasta el desmayo o con un popurrí de éstos y otros síntomas que está embarazada, no enferma.

Pero es que no es necesario ni que te quejes ni que tengas ningún síntoma, simplemente hay gente que te lo recuerda por “si se te olvida”, sin ningún motivo aparente.

Luego llega el segundo trimestre, el mejor según “el manual de la perfecta embarazada”, y ahí si que no tienes derecho alguno de quejarte por nada. Porque todavía la tripa no te pesa, porque “ya se han pasado las náuseas y mareos” y porque en este trimestre tienes que ser la mujer más feliz del mundo. Pues bien, en este caso, si puedo hablar en primera persona. Efectivamente, en la semana 11 los síntomas que tuve desaparecieron, y desde ahí hasta la semana 21/22 todo fue estupendo y maravilloso, sinceramente pensaba que iba a ser un embarazo perfecto.

El problema llega cuando aparece en tu vida unos dolores muy fuertes en la parte media de la espalda desde que te levantas hasta que te acuestas, cuando llegas a casa llorando por no soportarlo más, cuando ese dolor va bajando poco a poco hasta la pierna y un día cuando te levantas del sillón te das cuenta que no puedes andar y es tu marido el que te tiene que llevar a la cama en volandas. El problema llega cuando te diagnostican una lumbalgia y posteriormente una ciática. ¿Pero sabes cuál es el verdadero problema? Cuando “gente”, de tu entorno te dice: “Hija, estás en la semana 23, si ya te empieza a doler la espalda…” o “¿Es muy pronto para que tengas ciática no?”.

A parte de fuera de lugar, para mí, son comentarios cargados de mala leche que cuestionan, innecesariamente, lo que te pasa.

Pero, ¿y en el tercer trimestre?. Yo de este aún no puedo hablar, aunque viendo el tamaño de mi tripa actual y como estoy me puedo imaginar lo que me espera. En este trimestre normalmente te coges la baja, ya sea a la semana 28 o a la 38. Como opinión personal, tengo que decir que cada mujer lleva su embarazo de una manera distinta. No creo que existan dos embarazos iguales, incluso de una misma mujer, por lo que cada una deberíamos decidir hasta cuando, cómo y en qué condiciones trabajar. Con lo que no puedo, es con esos comentarios de “super mujeres” con el único fin de compararse contigo y hacerte sentir que eres una floja del tipo: “Yo aguanté hasta el último día, un poco más y lo tengo en el trabajo”, “¿Te vas a dar de baja ya?, pues yo iba a trabajar aunque fuese a rastras” o “¿Para qué te vas a coger la baja si tu trabajo es de oficina?”.

Y que conste que no digo que un embarazo no pueda ser maravilloso, ni que estar embarazada signifique estar enferma, para nada. Lo que digo, es que un embarazo es un proceso físico y psicológico, muy heavy por cierto, por el que pasa una mujer para traer un bebé al mundo.

Hay mujeres que lo llevan mejor, mujeres que lo llevan peor, mujeres que ni se enteran de su embarazo y mujeres que se pasan los nueve meses padeciendo. Cada cuerpo, responde de una manera y debemos respetarlo y no juzgar. Sobre todo, tenemos que evitar hacer ese tipo de juicios de valor que tanto nos gustan. Para esto no existe un manual, un libro o una fórmula exacta que te diga qué va a pasar en cada día o semana de tu embarazo, y quizás por eso es tan bonito y tan duro el embarazo.

¿Cuándo he utilizado yo esta frase?

Porque sí, yo también la he utilizado y seguro que muchas de vosotras también.

¿Quién no ha tenido esos momentos protagonizados por un/una padre, madre, marido, suegra, hermano, amigo, etc., en los que no te deja ni respirar? Te mira si el café es descafeinado, repentinamente te levanta las piernas para que no se te hinchen, te pone el cojín detrás de la espalda, te trae una botella de agua porque consideran que no estás lo suficientemente hidratada y te tapa hasta la boca por si tienes frío, para que no te cojas un resfriado.

O esos comentarios del tipo: “Ay hija no te agaches que estás embarazada” o “Cariño no cojas esa bolsa (que pesa unos 250gr) a ver si te vas a hacer daño”.

Yo la verdad es que me parto, porque intuyo que esto pasa porque es el primero y que con el segundo lo echaré de menos, pero muchas veces me ha salido la frase: “Mamá por Dios, déjame vivir que no estoy enferma, estoy embarazada”.

Porque por supuesto, y por suerte, no estamos enfermas, estamos embarazadas y no necesitamos que nadie nos lo recuerde porque ¡LO SABEMOS!

Miss Sara & Co.

P.D.: Gracias por estar siempre ahí, por hacer que escribir este blog tenga sentido y por hacérmelo saber.